Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

BUENAS FORMAS DE HACER CRECER TU PRESUPUESTO DESTINADO A COMIDA

Varios años le dije a uno de mis mejores amigos que aprovechara de mejor forma su comida. Literalmente botaba toda la comida que le sobraba del almuerzo u otra comida del día.

Esta situación se repitió hasta que se fue a vivir sólo y empezó a ir al supermercado para comprar su propia comida. El precio del pan, los huevos, el pescado, básicamente, todo lo que comía regularmente, había subido de precio y es de esperar que los precios sigan subiendo este año.

El dinero que llevaba para comprar no le alcanzó para comprar todo lo que quería y me dijo: “Recién me di cuenta de todo lo que se gasta en comida… tendré que dejar de botar la mitad de mis comidas (dinero) a la basura…”

El caso que te cuento no es único (¿botaste comida el fin de semana pasado?) y los alimentos que botamos es dinero perdido, pero encontrar la manera de hacer un presupuesto adecuado para alimentos puede ser un desafío.

Si deseas conocer buenas formas de hacer crecer tu presupuesto destinado a comida (vivas solo, con familia o en pareja), lee el listado de puntos que dejamos a continuación.

1. Googlea  en busca de recetas

Si tienes una pechuga de pollo y no se te ocurre qué hacer con ella, enciende tu computador, abre una ventana de Google e ingresa “1 pechuga de pollo”, más la palabra “receta”. Como resultado encontrarás un montón de ideas.

Para buscar en Google recetas, asegúrate de usar comillas alrededor del número e incluir los alimentos específicos que te ayudarán a encontrar las recetas.

2. Pruébate el sombrero de Chef

Mejora tus habilidades cocina tomando alguna clase, tal vez siguiendo instrucciones en internet o leyendo libros de cocina pueda ayudarte a eliminar errores costosos cuando cocinas.

Aprende a utilizar productos de la misma temporada (por lo tanto más baratos) y date la oportunidad de probar con platos nuevos.

​​​CÓMO ​SALIR DE LA ​DEUDA

​El dinero es un tema cargado de vergüenza y prejucios​, y a nadie le gusta sentirse avergonzado o juzgado. Guía PDF con consejos paso a paso que te ayudarán a salir de la deuda​ y a controlar tus finanzas.

3. Compra al por mayor

Si vas al supermercado y encuentras una malla (o bolsa grande) de naranjas, a un precio conveniente ¿La comprarías?

A pesar de que las ofertas de alimentos al por mayor parecen ser una manera de ahorrar en alimentos, semanalmente se botan toneladas de productos perecederos porque se compra demasiado.

Si vas a comprar productos perecederos, compra lo justo que vas a ocupar a menos que sepas que tu familia los va a comer antes de la “fecha” de expiración.

Una mejor forma de usar el dinero, sería planificar las comidas semanales y comprar de acuerdo a lo que se va a necesitar.

En el corto plazo, la compra al por menor puede costar un poco más, pero las porciones más pequeñas te permitirán utilizar sólo lo que necesitas, sin que el resto se eche a perder o se queme congelado.

4. Evita quemaduras por congelación

Mucha gente compra bolsas grandes de vegetales y/o carne congelada lo que es muy útil cuando se tiene una familia numerosa. El problema de esta política es que  “cada vez que se abre una bolsa de comida congelada, el aire entra y provoca quemaduras por congelación a tus alimentos”.

Este aire, seca la carne y la hace menos sabrosa. Los expertos sugieren congelar  ya sea” menos cantidad” o en envases herméticos y separables.

Consejo: Si deseas comprar una bolsa de pechugas de pollo congeladas, y no planeas utilizar todo el contenido de una vez, sería conveniente comprar un paquete más pequeño o, bien envolver herméticamente y congelar en porciones individuales, utilizando bolsas con cierre de plástico o envolturas de plástico.

5. No conviertas un problema en una catástrofe (en la cocina)

Hasta el mejor de los cocineros tiene días malos. Todos quemamos accidentalmente al menos una comida en nuestras vidas. Pero un error de este tipo no significa que todo lo que cocinaste se tenga que reducir a basura.

Existen varias formas de salvar tus creaciones:

  • Si tienes una tortilla pegada a tu sartén y cuando la sacabas se rompió, usa pegamento, es decir, queso.
  • Si es alimento demasiado picante el que preparaste, agrega un agente de enfriamiento como el yogur.
  • Si es suave, añade algo de sabor intenso como el aceto balsámico.
  • Si tienes arroz quemado, sácalo del fuego y pon la parte que no está quemada en una olla limpia. A continuación, pon una rebanada de pan de molde en la parte superior del arroz y tapa la olla durante diez minutos. El pan absorberá la mayor parte del sabor ahumado.

6. Congela lo que sea congelable

Es probable que ya sepas que puedes congelar carnes para hacerlas durar más tiempo, pero es importante que sepas que puedes prolongar la vida útil de varios alimentos poniéndolos en el refrigerador.

¿Quieres algunos ejemplos?

Queso, pan, productos horneados se pueden congelar durante meses y aún mantienen su sabor.

7. Sirve porciones adecuadas para tus familia

¿Tienes hijos? Si la respuesta es afirmativa, ¿Qué pasa cuando uno de ellos no termina su plato? Tienes dos posibilidades ante esa situación:

  1. Tirarlo a la basura
  2. Comértelo tu mismo

En vez de desperdiciar la comida (¡o seguir subiendo de peso!), sirve la cantidad apropiada a tus hijos .

Si tú sabes que tu hijo no disfruta ciertos alimentos, o es la primera vez que prueba algo, es posible que debas servir incluso menos de lo sugerido previamente.

Lo mismo ocurre con los alimentos con alto contenido de humedad y proteína, como el pescado, los productos lácteos, aves y los huevos, porque se estropean rápidamente. Si tu hijo quiere más comida, siempre puede pedir una repetición.

8. Piensa en tus perros

Los trozos de carne no son lo único que le puedes dar a tus perros. Las verduras como las zanahorias y el apio cuando están demasiado maduras para el gusto humano, hacen un buen complemento para tu mascota.

Lo mejor es cocinar las verduras porque son más fáciles de digerir. ”Pon las verduras en una olla con agua, arroz integral y hazlas hervir hasta que estén completamente blandas y cocidas”.A continuación, agrega un poco de pollo o queso . Una vez terminada esta comida te servirá para completar el alimento de tu perro.

Recuerda que las marcas más baratas de comida para mascotas a menudo carecen de vitaminas y nutrientes, por lo que con esta técnica se suma la nutrición para las comidas de tu perro.

En general, la adición de alimentos de personas a la dieta de tu perro (evitando cebolla o ajo) puede beneficiar la salud de tu mascota, mientras ayuda a tu bolsillo.