Comprar con una tarjeta  e ir pagando mes a mes, tomar un crédito para salir de vacaciones, pedir prestado dinero a los amigos para poder salir a comer… en el fondo vivir en base a la deuda, puede convertirse fácilmente en una forma de vida. Una vez que eso sucede, es difícil sentir la motivación para cambiar y pensar en algo distinto como ahorrar. Bueno esto ocurre porque hemos asumido que las cosas deben ser siempre así… pero debes saber que sí se pueden romper las ataduras mentales de la deuda.

Se puede salir de este ciclo, revisa a continuación algunos consejos que hemos seleccionado para que puedas dar el gran salto.

Atreverte a aprender más sobre tu dinero

La realidad de muchas personas (y la mía también) es crecer en una familia en la cual los padres trabajaron todo el día, para que sus hijos estuvieran en buenas escuelas y/o universidades. Por esta razón es normal que hoy tomemos un crédito para estudios, para un automóvil, para una casa etc. Para una persona que comienza su vida laboral, un crédito de estudios (deuda), parece ser normal tener que recurrir a los créditos para conseguir lo que te costaría un poco más de tiempo de ahorro.

Pues bien las cosas no son de esta forma y si quieres cambiar un patrón de deudas tienes que saber que tu educación será tu riqueza. Y cuando hablamos de educación no nos referimos a tus títulos o grados académicos, más bien nos referimos a educarse para saber como gastar. Te aseguramos que si aprendes como gastar comenzarás a avanzar por un camino lleno de puertas abiertas y de tranquilidad, pero recuerda que esto no sucederá de la noche a la mañana.

Una vez que te des cuenta de la importancia del control de tu gasto, de lo que realmente te cuesta la deuda y lo que puedes generar con ahorros, verás que tomar un crédito sólo hace sentido cuando lo evalúas tal cual como a un negocio. Toma un crédito de buena forma (con tiempo, evaluando, cotizando) y harás un buen negocio. Si no lo haces,  la institución financiera que te presta el dinero estará haciendo un mejor negocio que tú.

Imaginarte un futuro distinto

Si tienes que pagar la cuenta de la electricidad, el arriendo/hipoteca de tu casa, gas, el crédito del automóvil, préstamos estudiantiles, y un largo etc., probablemente 5 días después de que recibes tu pago, ya sabes que tu dinero no te alcanza para llegar a fin de mes. Y este es el momento en cual si quieres darte un pequeño gusto debes recurrir al plástico amigo/enemigo  (tarjeta de crédito).

Si alguno de ustedes ha vivido esta situación, de seguro no se dio cuenta como crecía su deuda, hasta el momento en que ya estaba profundamente endeudado y/o que los años han seguido pasando sin dejar en tu cuenta ni una sola moneda de ahorro.

Esta situación es sumamente común en los países de Latinoamérica y una de las razones que desmotiva a las personas para comenzar a ahorrar es el pensar: Estos US$ 20 no servirán para nada… mejor los gasto en lugar de ahorrarlos ¿verdad?

Bueno ese pensamiento es falso. Si crees que tu vida siempre será dura y que nunca llegarás donde quieres: ¡¡Cambia de inmediato esa forma de pensar!!. A nadie le importa si eso es todo lo que puedes ahorrar en este momento. Ten en mente que poco a poco ese dinero crecerá y será tu fondo de emergencia (olvidándote de tu amiga/enemiga tarjeta de crédito).

Por otra parte, ten en mente una regla general que aplica muy bien para las finanzas: “Lo que no crece, se muere”. Si tu deuda no crece, entonces está condenada a desaparecer. Por otra parte si te acostumbras a ahorrar te darás cuenta de que es fácil hacer que tu dinero rinda frutos. Estarás plantando una semilla que te hará muy feliz cuando crezca, será más gratificante que cualquier compra que puedas hacer.

Recuerda que si estás en una situación compleja ahora, eso no quiere decir que la situación se vaya a mantener así para siempre. En el momento en que veas claramente este punto te será más fácil creer en un futuro brillante para ti y comenzar a planificarlo. (Contáctanos si necesitas ayuda al respecto).

Si sale dinero entra un comprobante

Si leíste los dos puntos anteriores, de seguro en este momento tienes las mejores intenciones – todos las tenemos – de llegar tan arriba financieramente como sea posible. Bueno es necesario que sepas que las intenciones no serán suficientes si no llevas un registro (Si sale dinero entra un comprobante) o seguimiento de cada uno de tus gastos. Las buenas intenciones se terminarán cuando: compras algún artículo solamente por capricho, tomas el taxi en vez del metro, o pides comida china para la cena en lugar de comer algo en casa.

Reconoce en tu cabeza esta clase de pensamientos dañinos: “Son sólo unos cuantos dólares extra ¿no? No le hará daño a mi presupuesto mensual” Bueno en nuestra experiencia si dejas que este pensamiento se lleve a cabo tres o cuatro veces en un mes, entonces, tu presupuesto del mes ya no sirve. De seguro podrás justificarte y decir “Oh, bueno, el mes que viene será mejor”. Pero si no haces un seguimiento el próximo mes, la situación se volverá a repetir una y otra vez.

No hay que ser un experto para saber que llegará el día en que aparece un gasto inesperado y/o una emergencia y tienes que ocupar el fondo de emergencia y… Sorpresa! ¿Por qué no hay tanto dinero como debería haber ? ¿Cómo es posible que tenga más deudas que ahorros?

En ese momento estarás en un círculo vicioso. La forma de prevenir esto, es registrando. Así es, si te tomas el tiempo de anotar todo lo que estas gastando durante el día, sabrás exactamente dónde estas en tu presupuesto. Y créanme, esta es la única manera de asegurarse de que sus intenciones y acciones están alineadas.

El mundo de hoy no es fácil para nadie, pero lo que hay que recordar es que somos responsables de nuestro futuro. No importa cuan difíciles sean las cosas ahora, si tenemos en cuenta que esta no es la forma en la que queremos que sean y hacemos un seguimiento de lo que estamos gastando, entonces hay luz en el horizonte.

PARA FINALIZAR

La deuda no es sólo una lucha con las finanzas, es una lucha con nosotros mismos ya que debemos dejar de sentir la desesperanza.Utiliza estos consejos y podrás romper las cadenas mentales de la deuda, verás también como la tensión financiera disminuye al mismo tiempo.

Te invitamos a que nos contactes si deseas sugerirnos un tema de tu interés en particular o si deseas contratar nuestro servicio de Mentoría Financiera, para ENSEÑAR A TU DINERO QUIEN ES EL JEFE.