YoPresupuesto

LAS PEORES DECISIONES FINANCIERAS

Evitando estas 5 decisiones financieras podrás mantenerte siempre en control de tu dinero

Diariamente estamos tomando decisiones. Hay veces que acertamos y otras no, por ende pagamos las consecuencias.

En las finanzas pasa lo mismo, podemos tomar buenas o malas decisiones, mientras que las buenas nos pueden hacer ganar dinero, las malas decisiones nos pueden dejar deudas no deseables.

En este artículo te comentamos sobre las 5 peores decisiones financieras según una encuesta financiera realizada recientemente a más de 2000 personas.

La encuesta lista las siguientes causas, como las peores 5 decisiones financieras dentro de todas las mencionadas.

1. Te excedes en el gasto mensual de forma habitual

La mayoría de las personas se sienten culpables en algún momento u otro, luego de haber gastado más de lo adecuado durante algún mes.

Pero qué pasa si esa pequeña preocupación se vuelve un hábito y te das cuenta de que mes tras mes tu dinero se está yendo de tus manos, como agua entre tus dedos.

Cada persona gasta dinero de acuerdo a diferentes razones y la clave para combatir el gasto excesivo está en identificar porqué estás gastando ese dinero.

¿Tienes alguno de estos comportamientos respecto al gasto?

  • Comprador emocional: compras bienes, porque eso te hace sentir mejor cuando estás de mal ánimo.
  • Comprador compulsivo: compras, porque te hace sentir bien, razón por la que estás gastando tu dinero todo el tiempo.
  • Comprador distraído: No pones atención a todas las cosas pequeñas que estás comprando, y cuando recibes el estado de cuenta de tu tarjeta de crédito te enteras de lo que gastaste.
  • Comprador social: gastas más cuando estás con amigos.
  • Comprador de ofertas: no puedes resistir una oferta, aún cuando no necesites (ni te guste) el ítem que estás comprando.

Cómo prevenir estos impulsos hacia el gasto

  • Comprador emocional: No busques terapias en un mall, enfócate en el problema real. Habla con tus seres queridos, escribe en tu diario o visita a un terapeuta. Cada vez que desees comprar pregúntate ¿por qué los estás haciendo?, ¿realmente necesitas comprar el artículo o acaso piensas que te sentirás mejor respecto del real problema que te aqueja?
  • Comprador compulsivo: Encuentra algo más que hacer, que te haga tan feliz como estar gastando tu dinero (preferiblemente algo que sea gratis o barato) ¿Ejercicios? ¿Actividad creativa? ¿Voluntariado?
  • Comprador distraído: Por un mes deja de usar tus tarjetas, sólo usa efectivo y examina tus gastos. Permítete gastar un monto determinado cada semana, date cuenta como las cosas comienzan a ser evidentes.
  • Comprador social: En el próximo encuentro social, piensa lo que es realmente importante para ti de esa experiencia ¿Gastar o pasar tiempo de calidad?
  • Comprador de ofertas: Necesitas apoyo de una persona que te haga ver si realmente necesitas el artículo. Podrías llamar por teléfono a algún amigo la próxima vez que te encuentres en esta situación.

Si no coincides con ninguno de estos tipos, de cualquier forma es conveniente llevar un presupuesto que te permita controlar los gastos inesperados.

2. No tienes ahorro para los imprevistos

Es fácil olvidar tus metas de ahorro, sobre todo cuando te encuentras pagando cuentas tras cuentas cada mes.

La solución para este problema es ver la cuenta de ahorro como un paraguas: Una vez que lo necesites, estarás feliz de tenerlo contigo.

La mayor parte de los expertos recomiendan que los ahorros para imprevistos sean equivalentes a seis meses de salario.

Ahorro efectivo

Para ahorrar efectivamente requerirás de hacer un seguimiento a tus gastos de forma de eliminar aquellos ítems que no van en la dirección de tus metas. Define una meta de ahorro y pon todo tu esfuerzo para alcanzarla.

3. Nunca compraste una casa

Existen varias razones por las cuales no compraríamos una casa.

Quizás aún no sabes dónde deseas vivir o deseas esperar hasta formar una familia. Quizás no tienes a mano el dinero necesario para comprarla.

Pero existe un punto especialmente delicado respecto a este error: la mayoría de las personas considera una decisión lamentable el no tener su propia vivienda.

Cuando debes comprar una casa

Para que no te lamentes si no puedes comprar una casa, te daremos los pasos claves que te permitirán saber cuándo puedes dar ese paso.

Si puedes responder afirmativamente a las siguientes preguntas, entonces comprar es la decisión correcta cuando:

  1. ¿Tienes suficientes dinero para dar de pie por la casa, sin tocar tus ahorros y fondo de emergencia?
  2. ¿Vivirás en la casa por al menos 5 años, poder recuperar al menos lo que has invertido?
  3. ¿El precio de compra te permitirá mantenerte dentro de tu presupuesto, específicamente el ítem asignado al pago de la vivienda?

4. Compraste una casa inadecuadamente

Cuesta entender que alguien se lamente por tener un lugar propio en el cual vivir.

Pero es necesario ver que muchas personas se endeudan más de lo que pueden para comprar la “casa de sus sueños”.

Consejo de compra: Ajústate a tu realidad

Para que no te lamentes por comprar tu casa, necesitas estar consciente de tu realidad y de lo que te permite tu presupuesto.

Si estás en la desafortunada situación en la que el pago de dividendo está dejándote con el agua hasta el cuello, debes analizar tu caso en profundidad y con los pies bien puestos en la tierra. Luego decidir si debes quedarte con esa vivienda o cambiarla.

5. Falta de preparación para la jubilación

No importa cuán cerca / lejos esté tu retiro laboral, si deseas conservar tu estándar de vida actual, necesitarás de fondos que puedan cubrir tus costos de vida habituales, y las emergencias médicas.

La mejor forma de que tengas el dinero suficiente para ese momento, es que comiences a ahorrar desde hoy.

¿Cuánto debes ahorrar para cumplir esta meta?

Cerca del 20% de tu salario debería ir a tus prioridades financieras, las cuales incluyen ahorro, inversión, jubilación y caridad.

Nuestro consejo para tu vejez: Ahorra, ahorra y ahorra, eso si, desde hoy mismo.

Recuerda que nadie está exento de tomar malas decisiones financieras.

Antes de tomar una decisión importante, investiga, estudia y evalúa los beneficios y costos. Si no estás seguro, asesórate, ya sea con tus seres queridos que tengan más experiencia o con asesores expertos.

Reducir las malas decisiones financieras ahora depende de ti.

 

27 junio, 2013

1 responses on "LAS PEORES DECISIONES FINANCIERAS"

Leave a Message

YoPresupuesto. Todos los derechos reservados.
X